El mejor desayuno veraniego para todos

¿Cuántas veces habremos dicho ya que el desayuno es la comida más importante del día? Probablemente muchas, pero es necesario recordar que la primera ingesta que le damos a nuestro organismo después del ayuno es la que mayor repercutirá en nuestra energía. Y ahora, con el verano en pleno auge, quién no necesita estar siempre a full de energía para afrontar el día. Hoy presentamos un desayuno veraniego para todos en estos largos días de verano.

El principal problema del verano es el calor, que muchas veces nos impide dormir correctamente, por lo que a veces nos levantamos sin ganas de nada, ni de comer, por lo que tenemos que tomar algo atractivo que nos invite a comerlo. Lo primero que debe hacer un desayuno veraniego es hidratar nuestro cuerpo después de una corta y calurosa noche, por lo que los alimentos ricos en agua son una opción bastante interesante.

Los zumos, de la fruta que sea, son una de las mejores formas de rehidratarse de forma saludable, por lo que deberían ser la primera línea de ataque. Aunque siempre podemos optar por la fruta directamente consumida, como la sandía, uno de los alimentos más refrescantes y rehidratantes del verano.

desayuno veraniego

Para comer en nuestro desayuno veraniego.

Otro de los alimentos más comunes en los desayunos es la leche, aunque en verano no apetece nada tomarla caliente, por lo que siempre podemos recurrir a ella recién sacada del frigorífico o bien decantarnos por sus derivados. Un yogur de nuestro sabor favorito, fresco, nos ayudará a combatir el calor y además, con sus propiedades, nos ayudará a mantener a raya la salud de nuestro intestino.

Además, siempre podemos añadir nuestro condimento preferido, como cereales, trozos de fruta fresca o cualquier otra cosa, dando así una gran variedad de formas diferentes de desayunar cada día.

Y para terminar, recordamos que la bollería no es algo recomendable tampoco en verano, por lo que siempre podemos cambiarla por otros alimentos igual de sólidos pero mucho más nutritivos, como unas buenas tostadas de aceite de oliva, tomate e incluso sándwiches de cualquiera de nuestros alimentos favoritos. La elección es enorme.

Y con esto ya sabemos cómo podemos disfrutar de un desayuno veraniego, cada día, sin tener que repetirnos y pudiendo disfrutar los días de verano desde el primer momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *